7 de agosto de 2017

AIGALEÑA




    Fotografía de Julián Mateos

Un anochecido, una voz me cantó al oído una canción de Luna.

Yo no sé qué le he hecho madre a la Luna…

Sentimientos en cada nota, recorriendo los rayos plateados inconformistas. Las estrellas trampean a su alrededor, mientras sus cuartos se ríen  provocando mareas y cataclismos.

Yo no sé qué le he hecho madre a la Luna...

Es tan oscuro el cielo que si las nubes no se desdibujaran cada noche, la envidia de la Luna, atraparía toda su suavidad para hacer piedra y caminos.

Yo no sé qué le he hecho madre a la Luna…


Hoy sigo sin saber qué tiene la Luna, madre, sólo quiero que brille Nuevamente, en el Cuando y  en el Donde.   


Dedicado a quien me cantó esta canción.
https://www.youtube.com/watch?v=PzOvLEIfJJQ



3 comentarios:

Dulce dijo...

La Luna es como el Sol, siempre está allí para alumbrar horas. Y será envidiosa la Luna que como en la fotografía asoma de día en pleno reinado del sol.

BdG.

RECOMENZAR dijo...

que bonito escribes me has encantado

Myriam dijo...

¡La fotografía es alucinante!

Por aquí también tuvimos eclipse :-)

Besotes